Así soy yo

Yo soy yo y mis circunstancias.

Que no te engañe mi
sonrisa, ni mi vitalidad para llegar hasta aquí ha habido muchas lágrimas,
mucho dolor y muchos fantasmas con los que he luchado cuerpo a cuerpo día a
día.

Fantasmas que no me han
permitido dormir muchas noches, que cuando pienso en ellos me desvelan, que me
aterran y que sé que volverán a aparecer. No sé cuándo, ni en qué momento, pero
cuando vea una película, lea un libro o me tome un café me saludaran con su
sonrisa heladora. Tendré miedo, por supuesto que sí, ¿cómo no tener miedo de
volver atrás, a eso que durante tanto tiempo me paralizó y me hizo ser tan
infeliz? ¿Pero sabes qué? Sé que saldré adelante cuando vuelvan.

Saldré adelante porque
durante el camino aprendí a enfrentarme a ellos y a ver que en realidad, en su
mayoría no eran más que pensamientos puñeteros que yo misma creaba
inconscientemente. Aprendí que tengo un doctorado cum laude en autoboicotearme.
Os aseguro que nadie me ha hecho tanto daño como yo misma.

¿Cómo lo superé? No lo
hice sola y no fue nada fácil. Me muchísimo reconocer que necesitaba unas manos
expertas que me ayudaran a poner fin a esas inseguridades que me machacaban día
a día. Durante muchos años arrastré la pesada carga que llevaba mi conciencia y
no veía salida. Estaba atrapada en pensamientos nocivos que por no ser muy
importantes: «no vales para nada», «pero mira que eres
torpe», «eres tonta», nunca vas a tener amigos, «en cuanto
sepan cómo eres no te van a querer» y muchos otros que todavía hoy de vez
en cuando me acompañan, pero que al ser conscientes de ellos trato de compensar
con otros muchos más saludables.

Mi psicólogo me hizo
enfrentarme al espejo de quién era realmente. No os voy a negar que ese momento
fue incómodo para mí y tuve miedo. El reflejo del espejo me devolvió una imagen
de mí que no conocía, era como si en realidad yo fuera una extraña: me vi
débil. Hasta entonces creía que tenía controlados todos esos pensamientos y que
era normal estar siempre diciéndome a mí misma esas cosas. En mi diccionario no
cabía otra palabra que fortaleza, creía que era capaz de tirar para adelante
pasara lo que pasase. Obviamente era mentira, pero no lo sabía. Fue una
sensación muy chocante y me costó aceptarla porque me había pasado veintimuchos
años de mi vida sin conocerme, pero a la vez le dio sentido a muchas cosas.
Entonces decidí quererme más a mí misma, alejarme de aquello que me hacía
sentir una persona que no tenía valor y centrarme en dar pasitos pequeños. El
sol poco a poco se fue abriendo en el horizonte sin darme cuenta y cuando por
fin estaba bastante mejor y fui consciente de mi cambio (varios meses después
de empezar la terapia) comenzó a brillar con más fuerza que nunca. Volví a
encontrar el rumbo, o mejor dicho lo encontré por fin.

Reconozco abiertamente
que el dinero gastado en el psicólogo ha sido el mejor invertido de mi vida,
porque ahora soy una versión mejorada de mí misma. Ahora me quiero, me valoro y
sobre todo me acepto. Hasta que no me asumí a mí misma con todo lo bueno y lo
malo no empecé realmente a quererme, aunque eso no impide que intente
esforzarme en mejorar aquellas facetas mías que menos me gustan, pero no me
obsesiono y tampoco me fustigo por ello. En definitiva, no sabía quererme bien
y aprendí a hacerlo. 

Como es normal, aun
estando bien, también tengo mis días malos, pero los controlo mucho mejor que
antes, ya no pienso que es el fin del mundo por cualquier cosa porque de lo que
estoy segura es que tras ellos vendrán otros mejores. TODO PASA.

 

Y esta es parte de mi
historia. Nada extraordinario, pero real.

 

Así soy yo, simplemente
Bea.  

 

Descarga este relato gratis

Si quieres recibir el relato «El vecino de abajo», suscríbete aquí. De vez en cuando irás recibiendo algún correo contándote curiosidades, libros que me he leído, series… Pero prometo no llenarte la bandeja de correos inútiles.

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Beatriz Anta Gallego

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: enviarte comunicaciones comerciales y newsletters informativas.

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@beatrizgant.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: En la Política de privacidad, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

El vecino de abajo - Regalo de suscripción

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Beatriz Anta Gallego

Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@beatrizgant.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: En la Política de privacidad, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.